Dulces

Dulces

COMPARTIR

Como dice el refrán, a nadie le amarga un dulce. Por ello, todos y cada uno de nosotros, en algún momento, decidimos darnos un capricho comiéndonos un delicioso pastel. Sin embargo, ¿sabes de dónde proceden los ingredientes que lo componen y que existen alternativas francamente saludables? Pues, aunque no te lo creas, así es.

En los tiempos de nuestros padres y abuelos era muy común pasear por la calle y encontrar infinidad de pequeñas pastelerías que elaboraban sus dulces a partir de alimentos de la tierra. Sin embargo, con la irrupción de las grandes superficies y sus políticas de bajos precios, estas fueron desapareciendo paulatinamente. A pesar de ello, la mayor preocupación por la salud y por el mantenimiento de los comercios tradicionales son los factores que han conseguido que vuelvan a surgir.

Estas pequeñas pastelerías de barrio, de las cuales seguro hay alguna cerca de tu casa, elaboran unos productos de mucha mayor calidad que los que se pueden encontrar en un supermercado. Esto se debe, principalmente, a que no emplean colorantes, saborizantes ni conservantes artificiales, por lo que no son perjudiciales para la salud. Salvo, claro está, que se abuse de ellos. Al fin y al cabo, suelen contener grandes cantidades de azúcar.

Los ingredientes también marcan la diferencia a la hora de hablar de pasteles. En primer lugar hay que decir que, por lo general, los utilizados por este tipo de establecimientos suelen tener un origen estrictamente local y natural. Por otro, los procesos de elaboración son completamente artesanales. Nada de maquinaria ni instrumentos mecánicos, las manos del repostero son las que marcan la diferencia a la hora de determinar la calidad y el sabor de un dulce.

Este hecho también repercute en que los dulces que en los pequeños establecimientos dedicados a la repostería de cada barrio se pueden encontrar hayan sido elaborados el mismo día en que van a venderse. De hecho, ningún producto similar contenido en un pequeño envoltorio de plástico de los que abundan en los supermercados puede igualar esta cuestión. En este sentido, como bien sabrás, solo los productos frescos y recién horneados son capaces de dar a los pasteles un sabor auténtico.

Reseña
Sweet!
COMPARTIR
Artículo anteriorMenos es más. Las paredes vacías son sinónimo de lujo y funcionalidad
Artículo siguiente¿Comprar comidas completas?