El estilo escandinavo de decoración de interiores

El estilo escandinavo de decoración de interiores

COMPARTIR

El estilo de decoración de interiores escandinavo es sinónimo de sencillez, funcionalidad y buen gusto. El concepto sobre el que gira es el no llenar de piezas sin utilidad el hogar y hacer hincapié en los tonos claros y las líneas rectas. Sin embargo, también se define por otros muchos aspectos. Vamos a verlos.

Como ya hemos dicho, los colores claros y, sobre todo, el blanco, son los más utilizados en el estilo escandinavo. En concreto, suele utilizarse para las paredes y el techo. Por su parte, aquellos que desean poner una pincelada más oscura tienen la oportunidad de emplear el beige o el gris para conseguirlo. Por su parte, sus cánones recomiendan colocar muebles en el mismo color de la madera con la que han sido fabricados y pequeños detalles como, por ejemplo, cojines y cuadros de colores intensos. El naranja, el azul y el verde son los más recomendables para crear contrastes.

Los elementos naturales tampoco faltan en el estilo escandinavo. Por un lado, las pieles y el cuero suelen utilizarse para el sofá, mientras que el objetivo de las plantas es dar un toque de vitalidad a los entornos más fríos. Por otro lado, volviendo al tema de los muebles y dejando a un lado el tema del color, hay que de decir que estos se caracterizan por tener líneas rectas y destacar por su escasa altura y su sencillez, así como por su extrema funcionalidad.

Este es, sin duda alguna, un estilo de decoración de carácter minimalista y, por ello, exige que las estancias no se sobrecarguen de muebles y se dé prioridad a la luz y el espacio. Por lo tanto, lo ideal para seguirlo es colocar grandes ventanales y deshacerte de todos esos muebles que no uses. Además, estos deben haber sido diseñados en un solo color.

Respecto a los accesorios, los portarretratos y los cuadros son las auténticas estrellas. En este sentido, el estilo escandinavo prefiere los marcos grandes y da cabida a obras artísticas de todos los estilos siempre que no saturen las paredes. En cuanto a los elementos textiles, puesto que en los países nórdicos las mantas, alfombras y cortinas juegan un papel fundamental como aislantes del frío, estos también juegan un papel clave.

Reseña
Nice
COMPARTIR
Artículo siguienteDecoración de interiores: los pequeños detalles son los que marcan la diferencia