¿Es realmente sana la alimentación que siguen los alemanas si se compara...

¿Es realmente sana la alimentación que siguen los alemanas si se compara con la del resto de países del mundo?

COMPARTIR

Si eres de los que piensas que la gastronomía alemana se limita a una simple combinación de cerveza y salchichas, desde aquí te decimos que estás profundamente equivocado. Evidentemente, algunos productos tales como el pescado fresco no son tan fáciles de encontrar como en otros países, lo que no quiere decir que sea imposible o que haya que recurrir al consumo de productos precocinados o con mucha grasa.

Los alemanes amantes de la vida sana suelen decantarse, a la hora del desayuno, por tostadas acompañadas de mermelada, miel, huevos y una taza de café. En ocasiones, también añaden carnes frías y embutidos, recurriendo al bacon en muy contadas ocasiones. Asimismo, el almuerzo es la comida principal del día en esta cultura, guardando los platos calientes y las recetas cuyo eje principal es la carne para este momento.

Si se compara, por ejemplo, con la dieta mediterránea propia de países como España, Italia, Grecia o Francia, probablemente la gastronomía alemana salga perdiendo en cuestión de calidad y carácter saludable. Y es que los tomates, el aceite de oliva y las hortalizas frescas pueden ser difíciles de encontrar en Alemania. Sin embargo, si se compara con la británica, sale claramente ganando.

No engañamos a nadie si decimos que a los alemanes les encanta la cerveza y, por lo general, suelen utilizar esta bebida como acompañamiento de la mayoría de sus platos. Sin embargo, esto no sucede solo en el país germano. De hecho, en España se registra un consumo anual de esta bebida similar al de Alemania.

Además, volviendo al otro clásico de la gastronomía germana, es decir, a las salchichas, hay que decir que estas, en muchas ocasiones, están elaboradas a partir de carnes más saludables que la del cerdo o la ternera como son, por ejemplo, la del pato, el pavo o el pollo. Por lo tanto, puede deducirse que, simplemente, a los alemanes les gusta este tipo de preparación de la carne y la llevan a cabo siempre que pueden.

El marisco es prácticamente imposible de encontrar en Alemania salvo en la zona norte. Además, en el resto de ciudades, lo normal es poder comprar, única y exclusivamente, especies de pescado procedentes de ríos como, por ejemplo, la carpa, la perca europea o el lucio. En cualquier caso, no son productos excesivamente demandados ni utilizados.

Reseña
muy interesante
COMPARTIR
Artículo anteriorBarbacoas
Artículo siguienteMarcas y prendas de diseñadores españoles independientes