Vivir en un pequeño espacio. Prácticas soluciones de los muebles funcionales

Vivir en un pequeño espacio. Prácticas soluciones de los muebles funcionales

COMPARTIR

El precio de los alquileres y, en general, de las viviendas ha hecho que muchas personas, sobre todo cuando viven solas, en pareja o tienen un único hijo, opten por vivir en casas de pocos metros cuadrados. En estos casos, la decoración y el uso de muebles que destaquen por su funcionalidad se antojan aspectos fundamentales. Afortunadamente, hoy en día existen infinidad de ejemplos de piezas de mobiliario que destacan tanto por su versatilidad como por su estilo.

Lo ideal, cuando se está hablando de espacios reducidos, es que los muebles que en ellos tienen cabida puedan moverse y apartarse sin problemas. Es decir, que pesen poco y que, a poder ser, cuenten con elementos como ruedas que faciliten su desplazamiento. Además, también es importante que resulten polivalentes. Por ejemplo, es posible que, durante la mañana, una mesa sirva como centro de trabajo y, a la hora de almorzar, haga funciones de mesa de comedor.

Por su parte, existen multitud de trucos para hacer que una estancia parezca más grande de lo que realmente es. Evidentemente, la luz natural juega un papel clave en esto, pero también lo hace el color. Por ello, es importante ceñirse a un único esquema y optar siempre por aquellos más claros. Además, los muebles con superficies de vidrio, al reflejar mejor la luz, también fomentan la sensación de amplitud.

Los módulos de pared con puertas de apertura frontal y las mesas de centro con compartimentos para guardar, por ejemplo, los manteles o piezas de la vajilla son realmente útiles para optimizar el espacio. Del mismo modo, colocar en el dormitorio una cama de canapé para meter las sábanas o la ropa de fuera de temporada también es muy efectivo en este sentido. Al fin y al cabo, una casa ordenada también es un hogar que parece más grande.

 

Reseña
Ok!
COMPARTIR
Artículo anteriorLa cocina como centro de socialización
Artículo siguienteMenos es más. Las paredes vacías son sinónimo de lujo y funcionalidad